¿Qué es un subproducto?


24 Sep
24Sep

Un subproducto es aquel bien (o sea, una cosa útil, no un desperdicio) secundario obtenido de la fabricación de otro producto. Por ejemplo, la pulpa del café, que se utiliza como abono o biomasa para alimentar animales, es subproducto de aquel fruto.


¿Y qué tiene que ver esto con el blog? ¿Ahora incluiré artículos de economía?



Como en otras ocasiones, la motivación de mis artículos se genera por otro artículo o video.


Si sacamos del ámbito económico el significado de subproducto, podríamos decir que es algo , no necesariamente material, que obtenemos cuando buscamos otra cosa. Paradójicamente, en muchos casos no podríamos obtener el subproducto si lo buscáramos directamente.


Hagamos esto más concreto.


Cada vez me convenzo más de que la gente cuyo objetivo es hacer (mucho) dinero, casi nunca lo obtiene. Es más frecuente que quienes hacen lo que les gusta y disfrutan o, como se dice, se guían por sus pasiones, hagan (mucho) dinero sin habérselo propuesto.


En este caso, el dinero es el subproducto de hacer lo que a uno le apasiona.


Mucho se habla de la felicidad, de la búsqueda de ésta. Pero poca gente, de toda ésa que la busca (dentro, o fuera de Internet), llega a alcanzarla (en el supuesto de que el alcanzar la felicidad sea algo medible). Creo que, más bien, te topas con ella ciertas ocasiones en la vida (con esto quiero decir que no la considero un estado permanente).


Digamos que, en cierta ocasión, a medianoche, vas agachado, abstraido siguiendo el rastro de unas cucarachas, y repentinamenmte alzas la vista...frente a ti hay una hamaca lista para recibirte y, sobre ella (muy, muy arriba),  un cielo tupidamente estrellado. Así de fácil, el Destino te da la oportunidad de probar un pedacito de aquéllo que los buscadores de la felicidad no pueden encontrar, ni con todos los cursos de desarrollo personal en los que han despilfarrado su dinero.


Veamos otro ejemplo, para el que Osho tiene la frase siguiente:


"Sólo la gente creativa es feliz...La felicidad es un subproducto de la creatividad. Crea algo, y serás feliz. Crea un jardín, deja que el jardín florezca, y algo florecerá en tu interior".


Si repaso mi vida, no puedo negar que varios de los momentos más felices han sido consecuencia (un subproducto) de la creatividad.


Ya hablaré de la creatividad en otro artículo. Pero les adelanto que no se trata de algo exclusivo de los genios, sino del proceso paulatino de descubrimiento que tenemos todos los humanos y que culmina con el momento "¡Eureka, los chilaquiles me quedaron de pelos!"  Todos somos creativos en cuestiones y en formas diferentes.


Para cerrar, les dejo el enlace del artículo que me motivó a escribir éste, y que, además de conmoverme en el aspecto "sentimentaloide" (sentimental, en realidad), afianzó mi idea de los subproductos, y de que hacer las cosas (realmente) sin esperar nada a cambio, muchas veces nos lleva a recibir algo (un SUBPRODUCTO, así con mayúsculas). Espero que tengan con que enjugarse las lágrimas:


Lo que le pasó al hombre que me salvó la vida



Dejen sus subcomentarios.


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.